El masaje metamórfico es una terapia manual alternativa que consiste en superar bloqueos energéticos manipulando pies, manos y cabeza.

Con este masaje metamórfico se ayuda a personas a sobrellevar padecimientos crónicos. No trata de curar enfermedades pero sí ayuda a experimentar beneficios tanto físicos como emocionales.

masaje metamórfico

El británico y creador de esta técnica, Robert St. John, llegó a la conclusión de que algunas partes de los pies y de la columna vertebral revelaban el desarrollo intrauterino de cada paciente y que muchas características tanto físicas como psicológicas se desarrollan durante el periodo de gestación.  Su objetivo era corregir las anomalías que surgen en esta etapa.

Esta técnica se suele utilizar en personas que quieren salir de su rutina o cambiar su estilo de vida y bienestar, o de aquellas que tienen un bloqueo mental para realizar cambios.

Quienes realizan el masaje metamórfico no realizan diagnósticos ni tratan las enfermedades directamente. Se denominan catalizadores o agentes del cambio.

masaje metamórfico

PUESTA EN PRÁCTICA.

La técnica consiste en sentarse y extender los brazos y las piernas. Después, el practicante comienza a masajear primero el pie derecho y luego el izquierdo, estimulando el arco de cada pie, prosiguiendo por los dedos, el tobillo, los pulgares, muñecas y finalmente por la parte superior de la cabeza.

Los pies representan el movimiento, las manos acción y la cabeza pensamiento. Al tocar cada zona se dice que el comportamiento y mal pensamiento desaparecen mientras que se desarrollan nuevos sentimientos. 

El practicante mantiene una actitud pasiva, escuchando al paciente y haciendo que este se responsabilice de su estado de salud. Su trabajo consiste en el poder auto curativo de la persona, ya que ni aprueba ni desaprueba nada porque no se considera terapeuta. 

Las sesiones suelen durar una hora y a veces son diarias, sobre todo para niños, personas inválidas o con trastornos mentales.